Viviendo un verano espiritualmente refrescante

A estas alturas del año sería bueno y necesario hacer una evaluación y hasta un balance profundo de nuestro estado personal y espiritual, como si de una analítica de control de nuestra salud se tratase. Hemos de ver si hemos avanzado, nos hemos estancado o si hemos retrocedido en el camino del Señor y en nuestro desarrollo personal y familiar.
Quizás tengas que preguntarte: ¿Dónde estaba ayer y dónde estoy hoy? ¿Hacia dónde me estoy dirigiendo? ¿Tengo metas definidas? ¿Estoy siguiendo los pasos del Maestro o mis propios pasos?
Pero hablemos sobre la importancia de despegar y aterrizar con éxito durante el período veraniego, que por cierto estas son las maniobras más peligrosas de las aeronaves. El verano es un tiempo bonito y desenfadado en muchos aspectos, pero también es un tiempo espiritualmente peligroso, con carteles imaginarios en todas partes, de licencia para pecar a tutti pleni. En lenguaje popular y periodístico tales peligros los podríamos definir como las serpientes venenosas del verano.
Veamos siete consejos prácticos y útiles para vivir un buen verano:
1º EN VERANO ¡¡NO BAJES LA GUARDIA!! (Mateo 26:41; 1ª Juan 2:15-17 Romanos 8:1-16) (Mateu 26:41; 1a Joan 2:15-17 Romans 8:1-16)
— Hemos de ser vigilantes de nosotros mismos y guardarnos en santidad de las artimañas del tentador y de los deseos carnales que batallan contra el alma.
— En el mundo actual, todo está diseñado para pecar de mil maneras diferentes.
— Velar y orar es una actitud de vigilancia espiritual contra los enemigos de nuestra alma.
— El poder para no pecar, solo te lo puede dar el Espíritu Santo. Procura la comunión con el Espíritu y Él te dará la victoria sobre el poder del pecado.
2º CULTIVA TU APETITO ESPIRITUAL (Mateo 4:4; 5:6 Juan 6:35) (Mateu 4:4; 5:6 Joan 6:35)
—¡Cuídate de no caer en la anorexia espiritual! Procura tener siempre hambre y sed de la Palabra de Dios. Si no alimentamos nuestra alma y nuestro espíritu de la Palabra nos debilitaremos espiritual y anímicamente. Cuida y preserva en tu vida un buen estado de ánimo.
— Posiblemente, muchos de nosotros necesitaríamos las pautas de un terapeuta espiritual para recibir un tratamiento especial contra la inapetencia espiritual. Controla el exceso de distracciones.
3º ESPECIALMENTE EN VERANO, DISFRUTA DE TU FAMILIA Y TAMBIÉN DE LOS BUENOS AMIGOS (Efesios 6:1-4; Proverbios 17:17) (Efesis 6:1-4; Proverbis 17:17)
— Fortalece los lazos y las relaciones familiares, empléate un poco más a fondo con los tuyos y disfruta de ellos y permite que también ellos puedan disfrutar de ti. Aparca tus entretenimientos virtuales.
— La familia SÍ importa, no olvides que ellos son el mejor equipo de tu vida.
— A los amigos hay que cuidarlos, pasando tiempos de calidad con ellos y confraternizando juntos. La amistad es algo recíproco. Una buena amistad es un auténtico tesoro, además de ser una experiencia especialmente gratificante.
— No critiques a nadie, pero mucho menos a tus amigos con el pretexto de que solo son comentarios en su ausencia. No traiciones la confianza de tus amigos ni destruyas la reputación de nadie, recuerda que además de ser pecado, es una auténtica vileza. En el peor de los casos aléjate prudentemente.
4º NO TE AVERGÜENCES DEL EVANGELIO DE CRISTO (Romanos 1:16) (Romans 1:16)
— No te avergüences de ser cristiano, disfrútalo a tope. Da testimonio del amor y de la salvación de Jesús a cualquier persona. ¡Cuéntale al mundo entero cuán grandes cosas ha hecho el Señor contigo!
— Proponte ganar por lo menos un alma para Cristo durante este verano, si fuera posible.
— El alumbramiento de un hijo espiritual puede cambiar totalmente tu vida y llenarte de gran gozo.
— Invéntate alguna iniciativa o estrategia evangelística personal o grupal y ponte manos a la obra. ¡Atrévete a hacer lo que nunca has hecho!
5º OCÚPATE EN LA LECTURA (1ª Timoteo 4:13) (1 Timoteu 4:13)
— Dedica un tiempo diario a la lectura y a la meditación reposada de la Biblia y también aprovecha decididamente el tiempo para leer buenos libros.
— Puedes escribir anotaciones personales y pensamientos creativos en una libreta.
— Si te lo propones, con la ayuda del Señor, puedes conseguir implantar el hábito diario de la lectura y del estudio de las Escrituras en tu vida cotidiana.
6º PLANIFICA TU AGENDA CON LA AYUDA DE DIOS (Efesios 5:15) (Efesis 5:15)
— No permitas que las improvisaciones y otras circunstancias manden en tu agenda. Piensa y planifica personal y familiarmente tus asuntos con anticipación.
No entres en el nuevo curso de cualquier manera. Sé disciplinado/a en todos tus asuntos y ganarás en todos los aspectos. Aprovecha muy bien el tiempo y las oportunidades.
7º SÉ UN BUEN SOLDADO DE JESUCRISTO HASTA EL FINAL (1ª Timoteo 2:3-4) (1 Timoteu 2:3-4)
— Lucha por lo que crees. Sé un militante del Reino de Dios y no vivas por impulsos.
— Desarrolla un carácter de siervo/a. Aprovecha las oportunidades que aparecen ante ti para servir y ayudar a otros en cualquier manera posible y serás un agente de bendición.
— Los cristianos movilizados podemos “trastornar” y cambiar el mundo de hoy. Recuerda que somos la sal de la tierra y podemos saborizar las relaciones humanas como pocos lo pueden hacer.
— Tampoco olvides que formas parte del ejército de Dios. Por tanto: “Pelea la buena batalla de la fe” y, ante todo: “Esfuérzate y se muy valiente”. Que Dios te bendiga y te guarde durante todo este verano.

Julio Pérez
Pastor Evangélico

es_ESESP

Donativos

Introduce tu correo electrónico y te haremos llegar los datos bancarios y las instrucciones para hacer tu donativo por transferencia.